Grupo B, para hombres de verdad

Estos coches marcaron una época en las competiciones de rallyes entre 1982 y 1986.

Fueron prohibidos rápidamente porque su enorme potencia los hacía realmente peligrosos.

Los aficionados a este tipo de competiciones, siempre recuerdan con gran añoranza aquellos años fantásticos.